razonamiento complejo

razonamiento complejo

jueves, 25 de noviembre de 2010

Destrezas de razonamiento

Este es un ejemplo de destrezas de razonamiento:

Destrezas de Razonamiento: Cómo y Por Qué
¿Por qué debemos enseñar a los hijos a razonar y a pensar?

Para la Meditación en la Escritura. Cuando Dios comisionó a Josué para que guiara a su pueblo a la Tierra Prometida, le dio la siguiente instrucción respecto a la Escritura:
"Este libro de la ley no se apartará de tu boca, sino que meditarás en él día y noche, para que cuides de hacer todo lo que en él está escrito" (Josué 1:8).
Una mera lectura de las Escrituras sin meditar en ellas para instrucción y aplicación personal, no ayudará a nuestros hijos a crecer hacia la madurez cristiana. Queremos que aprendan a meditar (pensar) en las Escrituras de tal manera que lleguen a obedecer.

Para Escudriñar las Escrituras. Así como los de Berea "escudriñaban diariamente las Escrituras" para comprobar que fueran ciertas las cosas que decía Pablo, así también nosotros debemos examinar las Escrituras para probar lo que se nos enseña.
Nuestros hijos necesitan desarrollar esta habilidad para que sepan lo que creen y por qué lo creen, para estar preparados para resistir el ataque violento de enseñanzas erróneas, doctrinas falsas, filosofía de Nueva Era y propaganda sutil.
Queremos que nuestros hijos identifiquen estos errores, los refuten con la Escritura y sean capaces de presentar el amor de Dios a las personas que Él ponga en su camino.
"Estando siempre preparados para presentar defensa ante todo el que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros, pero hacedlo con mansedumbre y reverencia" (I Pedro 3:15).
Para Discernir Ideas. El mundo que nos rodea puede ser muy desconcertante si escuchamos todas las opiniones existentes sobre determinados asuntos. Queremos que nuestros hijos puedan discernir entre todas estas voces para detectar las que no honran a Dios. Queremos que también ayuden a otros a librarse de trampas, engaños y mentiras.
"Mirad que nadie os haga cautivos por medio de su filosofía y vanas sutilezas" (Colosenses 2:8).
Para Desarrollar Liderazgo. Queremos que nuestros hijos sean pensadores, no seguidores conformistas que se conviertan en adultos fácilmente manipulados. Tenemos una gran oportunidad de criar a nuestros hijos para que lleguen a ser líderes.
Una buena capacidad de razonamiento juega un papel importante en la fuerza de una nación. Como rey, Salomón sabía que lo más valioso que podía pedir a Dios era un corazón sabio y entendido.
"Da, pues, a tu siervo un corazón con entendimiento para juzgar a tu pueblo y para discernir entre el bien y el mal" (I Reyes 3:9).
Para Administrar el Hogar. La capacidad para pensar y razonar ayudará a nuestros hijos a administrar sus propios hogares.
La meditación en la Palabra de Dios y la aplicación de sus principios en el área de las finanzas impartirá a nuestros hijos la sabiduría que necesitan para tomar buenas decisiones financieras como consumidores.
También queremos que nuestros hijos sepan organizar su tiempo y establecer metas para sí mismos y para sus familias.
Para Crecimiento Personal. Queremos que nuestros hijos busquen el crecimiento personal y que no se estanquen intelectualmente. Deseamos que tengan un interés continuo en el aprendizaje y en nuevas áreas de desarrollo.
También queremos que nuestros hijos se mantengan informados de tal manera que puedan interactuar con otras personas.
"Por esta razón también, obrando con toda diligencia, añadid a vuestra fe, virtud, y a la virtud, conocimiento" (II Pedro 1:5-7).
¿Cómo enseñamos destrezas de pensamiento y razonamiento analítico?
Meditante Materiales Escritos. Se vuelve cada vez más fácil encontrar libros sobre razonamiento y pensamiento crítico. Nosotros hemos usado varios tipos de libros de ejercicios. También compro libros de planteamientos de problemas de lógica y en ocasiones les permito a mis hijos que sustituyan un ejercicio por otra tarea.
También hemos usado libros de texto cristianos que hacen comparaciones entre cosmovisiones y religiones del mundo.
Mediante Juegos. Hemos invertido en diversos juegos de estrategia, colaboración y destreza. Cada uno de ellos requiere de diferente tipo de razonamiento y se puede usar con hijos de cualquier edad, con pequeñas adaptaciones.
También hemos usado software como "Oregon Trail", en el que el niño tiene que tomar buenas decisiones para "sobrevivir", y tiene que arreglárselas con las consecuencias de las malas decisiones. Hubo un mes en que pasamos horas en la computadora, resolviendo juegos de estrategia. Cada uno aportó una solución para cada problema.
Mediante Crítica y Análisis. Como familia frecuentemente hacemos una crítica de una película, video, programa de televisión y anuncios. Queremos que nuestros hijos identifiquen la manera en que se ven minadas las normas y los principios bíblicos. Buscamos expresiones de ridiculización del cristianismo, falta de respeto hacia los padres, ausencia de consecuencias de inmoralidad, y estilos de vida utópicos falsos en los que los problemas se solucionan como por magia.
También es importante que nuestros hijos identifiquen y resistan las trampas de los publicistas (por ejemplo, manipulación de los sentimientos o fomento del descontento) para persuadirnos que compremos productos.
Mediante Preguntas. Me encanta hacerles preguntas a nuestros hijos para estimular su reflexión. La frase: "¿Por qué será que...?" conduce a sesiones de lluvia de ideas y provee igual oportunidad para que cada hijo opine.
También animamos a nuestros hijos a hacer sus propias preguntas, sea para conseguir información sobre los hechos, para aclarar una afirmación o para ayudar a entender algún problema.
Jesús frecuentemente contestaba las preguntas con otra pregunta para estimular a la persona a la reflexión.
Mediante el Pensamiento en Voz Alta. Cuando estoy haciendo planes para una salida de compras o para un viaje, planeo el itinerario paso a paso, en voz alta, con el tiempo estimado de cada parada. Si llevo cuentas de los minutos o las horas que se necesitarán, puedo calcular la hora aproximada a la que debo salir.
Elaboro una lista similar por escrito para comparar artículos, eligiendo una de las opciones y explicando cómo llegué a determinada conclusión. Esto enseña a los hijos a desarrollar y seguir ciertos patrones secuenciales de análisis.
Mediante Enseñanza a Otros. He observado que mis propias destrezas de razonamiento se ven fortalecidas cuando le explico un concepto a un niño.
Cuando quiero grabar un concepto en la mente de un niño, le pido que me lo explique (verbalmente o por escrito), o que se lo enseñe a un amigo o hermanito. Este proceso le ayuda a organizar y aclarar sus pensamientos.

Mediante Mensajes Estimulantes. Animamos a nuestros adolescentes a aprovechar las oportunidades de aprender y recibir aliento. Con frecuencia encargamos que asistan a un seminario o alguna reunión como tarea escolar. Estas fuentes externas abren áreas adicionales para conversación y motivan al crecimiento personal.
Mediante Proyectos. Los proyectos y aficiones son excelentes para practicar la destreza del razonamiento lógico. La recolección de información, elección de materiales y el seguir instrucciones requiere de destrezas específicas de análisis y razonamiento. Cuando los proyectos no salen bien al primer intento, el niño tiene la oportunidad de practicar sus habilidades de diagnóstico de problemas, analizando lo que falló y creando una posible solución.
No es nada difícil desarrollar y ejercitar las destrezas de razonamiento y análisis crítico de nuestros hijos en cada área de la vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada